Como expertos en la reparación de puertas automáticas en Las Rozas queremos dedicar esta nueva entrada del blog al tema de su mantenimiento.


Teniendo en cuenta que el motor de la puerta del garaje es un automatismo que nos facilita su apertura y su cierre, es lógico que haya que atender a una serie de pautas para que el mecanismo funcione como es debido. En Luvematic te recordamos que no todos los motores que podemos instalar en la puerta de un garaje son iguales. Todo dependerá, entre otras cosas, del tipo de puerta que se quiera automatizar. En el caso de las correderas, el motor ha de ser de corredera e ir instalado en el suelo. Si optamos por un modelo seccional, el automatismo de apertura y cierre irá en el techo.


En el caso de las puertas abatibles tenemos que diferenciar claramente entre dos tipos. En unas, el motor va en el techo y en otras, las de cadena, el motor va a un lateral de la puerta. Como empresa de reparación de puertas automáticas en Las Rozas no podemos terminar sin recordarte que en las puertas batientes se usan brazos. Tantos brazos como hojas tenga la puerta. En las seccionales industriales se coloca el motor, llamado motorreductor, al lado de las guías. Además, los cierres metálicos llevan un motor en el eje. Sea como sea y elijas el modelo que elijas, automatizar la puerta del garaje no te reportará más que ventajas. Son mecanismos muy seguros y muy silenciosos, por lo que no tendrás problemas con los vecinos independientemente de la hora a la que actives el mecanismo que abra la puerta de tu garaje.